Juego de envolver a la momia, Juego Laberintos de Halloween

05.08.2014 19:00
Cómo jugar a la momia en Halloween
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El juego de la momia de Halloween, es un juego para niños pequeños muy divertido, con el que pasarán un rato muy divertido con todos sus amigos. En las fiestas de Halloween para niños, es importante que hagas actividades para que los niños esten distraídos y pase el mejor rato posible con todos sus amigos. Este juego que te proponemos es muy sencillo de hacer y económico. Lo único que necesitas son unos rollos de papel y muchas ganas de jugar. A continuación te explicamos paso a paso cómo jugar al juego de envolver a la momia.
 
 
Instrucciones


  1. Para poder hacer el juego de envolver a la momia en la fiesta de Halloween, tienes que conseguir varios rollos de papel higiénico o sino rollo de papel de embalaje y montar un pequeño circuito.
  2. El circuito de este juego de Halloween, consta de 2 zonas, la zona para envolver a los niños y la otra será la zona de llegada. A ser posible, haz este juego en el exterior o sino en una habitación bastante amplia.
  3. Tienes que separar a los niños en equipos de dos, de manera que uno será el "envolvedor" y el otro la "momia".
  4. Cuando todos los niños estén colocados en la primera zona, cuentas hasta 3 para que empiece el juego. El niño "envolvedor" tapara todo el cuerpo de la "momia", pero dejando sin tapar los ojos y boca-nariz.
  5. Una vez haya terminado todo el rollo de papel, tendrá que salir corriendo hasta la línea de llegada para ganar el juego. Una vez se haya terminado el juego de la momia para Halloween, cambias los papeles de los niños. Ahora el que era la "momia" será el "envolvedor" y el otro niño al revés.



 

Laberintos de Halloween


Puedes jugar con los niños a hacer laberintos relacionados con el Halloween, puedes ir a internet e imprimir laberintos con dibujos de brujas o monstruos. Lo que puedes hacer es descargar laberintos con dificultades diferentes y hacer que los niños los hagan todos, desde el más fácil hasta el difícil. Lo que puedes hacer para motivar a los niños a que hagan los laberintos, es darles un regalo o caramelo por cada laberinto que hagan correctamente.